ordenacionEl Santo Padre continúa participando en los Ejercicios Espirituales de Cuaresma que iniciaron en la tarde del domingo en la Capilla Redemptoris Mater del Vaticano. Ayer martes, después del rezo de Laudes a las 9 de la mañana y de la Hora Tercia, el cardenal Francis Arinze, prefecto emérito de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos pronunció las meditaciones cuyo tema central tiene como título: “El sacerdote encuentra a Jesús y lo sigue”.
En una entrevista previa a los Ejercicios, según informa Radio Vaticano, el purpurado nigeriano explicó que con este tema se pone de relieve que “toda la vida cristiana se puede considerar como un percibir el llamado del Señor a seguirlo”. El cardenal explicó que en estos días se realizará un recorrido que inició el primer día con una reflexión sobre “sacerdote que sigue a Jesús para encontrar a Dios, que debe ocupar el primer lugar en nuestra vida”. El segundo día esta dedicado “al sacerdote que cree en Jesús en la Eucaristía y en la Sagrada Escritura”.
El cardenal Arinze señaló que el tercer día, estará dedicado “al sacerdote que cree en Jesús en la Iglesia, y lo encuentra en la misma Iglesia y en las personas que forman parte de ella y de la obra misionera”, mientras que el cuarto día centrará sus meditaciones en “el sacerdote que encuentra a Jesús en la oración: personal, comunitaria y en la liturgia”. El último día meditará sobre “el sacerdote que encuentra a Jesús, que se apiada por el pueblo que está enfermo, que tiene hambre de la verdad”.
El cardenal Francis Arinze en la entrevista destacó la importancia de los ejercicios espirituales, definiéndolos como una práctica piadosa y recordando que, si bien toda nuestra vida debe ser para Dios, dado que somos seres humanos debemos profundizar constantemente en nuestra misión, para no dejarnos llevar por alguna distracción. Por lo que, como demuestra la historia de la Iglesia, es algo bueno que de vez en cuando dediquemos un tiempo especial a Dios, gracias a estos días de reflexión y de oración. Unos días de reflexión – subrayó el purpurado- en los que, apartándonos de las tareas cotidianas, “nos dedicamos a Jesús, escuchando, meditando, rezando y cantando, para percibir mejor lo que Él quiere de nosotros”.
Como es tradicional, a lo largo de esta semana de ejercicios espirituales, quedan suspendidas todas las audiencias pontificias, incluyendo la Audiencia General de hoy miércoles.